La historia de la marca Pielroja y su impacto en el mercado

Los cigarrillos Pielroja son una marca colombiana que se ha convertido en un símbolo de la identidad nacional y que ha resistido el paso del tiempo y la competencia del tabaco rubio norteamericano. En este artículo te contamos la historia de esta marca, sus características, su publicidad y su influencia en la cultura colombiana.

Un origen antioqueño

Los cigarrillos Pielroja nacieron en Medellín en 1924, de la mano de la Compañía Colombiana de Tabaco S.A. (Coltabaco), fundada en 1919 por un grupo de empresarios antioqueños. Esta marca de tabaco tenía sus raíces en las marcas Victoria y Pierrot, las cuales también tenían origen en Antioquia y promovieron el cultivo de tabaco negro en Santander, una región del noreste de Colombia conocida por producir los mejores tabacos del país desde el siglo XIX.

El sello distintivo de la marca era la imagen de un indio con un tocado de plumas que aparecía en los paquetes, diseñado por Ricardo Rendón y Enrique Wolkmar. Este indio se convirtió en un ícono de la marca y en una representación de lo autóctono y lo nacional en contraposición a lo extranjero.

Además, la marca Pielroja se destacó por su publicidad innovadora, siendo pionera en el uso de modelos femeninas semidesnudas en revistas y periódicos para promocionar sus productos, mostrando el ideal de belleza juvenil de cada época. También utilizaron eslóganes que apelaban al lujo, el orgullo nacional y la provocación, como «Dese el lujo de fumar», «Saben mejor y son colombianos», «Encienda un Pielroja» o el controvertido «Ya entiendo por qué papá fuma Pielroja», donde se mostraba a un niño fumando.

Adaptación al mercado actual

A pesar de su larga trayectoria y su popularidad, los cigarrillos Pielroja no han sido ajenos a los cambios del mercado y a las tendencias mundiales. En 2005, cuando la tabacalera Philip Morris adquirió Coltabaco, se lanzaron los Pielroja rubios con filtro, que vienen en cajetilla dura con 20 unidades de forma circular. Según el director para Colombia de Philip Morris, John Ruiz, esta presentación buscaba satisfacer la demanda de los consumidores que preferían fumar rubios con filtro, pero sin perder el distintivo del indio dibujado de perfil.

Sin embargo, esto no significa que se haya abandonado la presentación tradicional de los Pielroja negros sin filtro o tabaco de liar por kilos, que aún conservan su esencia popular y su sabor característico. Los directivos de la tabacalera afirman que los cigarrillos Pielroja no desaparecerán y que el indio se encuentra «vivito y coleando». De hecho, entre el público joven se le conoce como «rompe pechos», «tiraflechas», «el indio» o «peche».

Una marca con historia e impacto

Los cigarrillos Pielroja son más que un producto, son una marca con historia e impacto en la cultura colombiana. Su origen antioqueño, su publicidad innovadora y su adaptación al mercado actual demuestran su capacidad de resistir y renovarse ante los desafíos del tiempo y la competencia. Su indio con su tocado de plumas es un símbolo de la identidad nacional y de la fidelidad de sus consumidores, que siguen encendiendo un Pielroja con orgullo y placer.

¿Y tú, qué opinas de los cigarrillos Pielroja? ¿Los has probado alguna vez? ¿Qué te parecen su sabor, su presentación y su publicidad? Déjanos tus comentarios y comparte este artículo con tus amigos fumadores o no fumadores. Y recuerda, si quieres saber más sobre la historia de otras marcas de cigarrillos, suscríbete a nuestro blog y síguenos en nuestras redes sociales. ¡Hasta la próxima!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *